miércoles

Emilio Zamora..."el vigilante del fútbol regional valenciano"

Tras las vacaciones y con la llegada de los saludos y de donde has estado,...los que solemos visitar la Federación de fútbol de la avenida del Oeste sentimos un gran vacío con la ausencia del eterno secretario general que se había jubilado nada menos que  con 72 años este verano.(Salvador Gomar Fayos es su sustituto. un abogado experto en Derecho Deportivo y profesional de gran tradición futbolística en la Comunitat Valenciana) Pensábamos, no obstante, que aun saludariamos algunas veces más a Emilio Zamora aunque ya no ejerciera;  pero...nos sorprendió la noticia de su fallecimiento en estos primeros días de septiembre. 
Emilio fue un hombre fraguado en el fútbol modesto, lo conocimos cuando estaba en aquella categoría de adheridos y de ahí paso a la Federación donde fue escalando puestos, en 1982 accedió al cargo de secretario de la mano de Miguel Monleón, cargo que mantuvo con Vicente Muñoz. Emilio Zamora Enguídanos era en muchas ocasiones el "presidente" de la Federación dado los constantes viajes de Vicente Muñoz.
Zamora conocía todos los entresijos de la Federación y ultimamente actuaba con  la cautela que le daba su veterania  pues no en balde había estado en el filo de la navaja sobre todo en una ocasión.
Cuando surgió el fútbol femenino en la Federación supo rodearse de personas adecuadas  para promocionarlo y darle un gran impulso. Fue uno de sus grandes logros.
Aunque su  gran logro fue inculcar a su familia la pasión por el fútbol concretamente a su hijo Emilio que  es un destacado entrenador del fútbol regional. Actualmente está de entrenador del Discóbolo-La Torre AC del Grupo II de Preferente equipo donde estuvo de jugador,  y donde llega tras haber dirigido a equipos como el Olímpic de Xàtiva, Sueca, Alginet, Gimnástico o Dénia, y de  siempre ha estado muy vinculado al CF San José de las Escuelas Profesionales de Campanar (Valencia) donde fue director del fútbol base.
A Emilio Zamora le gustaba estar en la retaguardia, es como si estuviera vigilante de todo y a buen seguro que ahora desde arriba continuará haciéndolo.
Hasta siempre, Emilio.