domingo

La Mona y los dulces valencianos.


http://europast.mundodirect.com/pics/panaderia/c_monas/monas.pascua057.jpg
Como en otras comarcas españolas, el Reino de Valencia tiene unas especialidades  gastronómicas  estacionales que la hacen singular.
Dependiendo de las fiestas de las diversas poblaciones, y  en determinadas fechas, afloran una asombrosa variedad de dulces que acompañan las diferentes celebraciones.
http://4.bp.blogspot.com/-aPRpXEOwQJs/VhKp-dyhArI/AAAAAAAAoJ0/vzhmH0D6IHE/s1600/045%2B-%2Bcopia.JPG
Para Navidad en Alicante y Jijona nos ofrecen  “los mazapanes y los turrones”, Valencia para las Fallas hace gala de sus “buñuelos de calabaza”, durante la Magdalena en Castellón sale a la calle “rollos”, en el 9 de octubre por toda la geografía valenciana “la piuleta y el tronaor”, y Alberique, sobre todo el domingo de ramos,  prepara sus “monas de Pascua” con el especial y exclusivo ”caramul “ o “panquemado”.
http://www.valenciaturisme.org/blog/wp-content/uploads/2013/11/Panquemado-de-Alberic-697x434.jpg
Para Pascua de  Resurrección  en  todos los pueblos del  Valencia se fabrica una variedad del “pan-quemado” que simboliza que la cuaresma y sus abstinencias ya se han terminado. A este producto lo conocemos con el nombre de “mona de Pascua”
La "mona de Pascua" y su leyenda
La elaboración de “la Mona de Pascua” es similar a la del “pan-quemado”, si bien, es habitual darle una forma atractiva a la vista. Es un bollo elaborado con harina, huevo, azúcar, aceite y sal, y se debe dejar en reposo antes de la cocción.
http://www.zeleb.es/sites/default/files/styles/news_main_image/public/el_medico_enfilme_46s38_675_489.jpg?itok=aH3YXYLU
Cuenta la leyenda, que en época musulmana había una princesa que estaba enferma, y  pensaban que iba a morir. Como había perdido el apetito, le trajeron alimentos muy apetecibles: frutas, dulces… pero nada conseguía que la enferma comiera. 
Un día llegó una mujer que tenia de mote “Mona”, y le ofreció este dulce, que, como estaba recién horneado olía muy bien, la princesa lo probó, y tanto que le gustó, que se lo comió todo. A partir de este momento, la princesa sólo comía este dulce, y empezó a mejorar. En honor a la mujer le llamaron “Mona”.
Al margen de la leyenda, el nombre viene de la palabra árabe “munna” o “mouna” y que significa “provisión de boca” y es el regalo que se preparaban los moriscos para sus señores.
Aunque, como es natural, todo ha cambiado, la tradición es que o bien los padrinos, o los abuelos, sean los que regalen “la Mona” a su ahijado/a,  el Domingo de Pascua, colocando en ellas el mismo número de huevos que años tenga el niño.
Esta tradición se realizaba hasta su primera comunión o cumplidos los doce años de edad.
https://gestionandolaculturacritica.files.wordpress.com/2012/04/monamona.jpg?w=271&h=300

También se han ido cambiando y modernizando las formas de “la mona”, pasando del simple roscón a la presentación de las más variadas y atractivas formas: cocodrilos, búhos, lagartos, ovejas, serpiente, etc., con el fin de hacerlas más atractivas para los niños.
http://1.bp.blogspot.com/-OD24GaJL4lk/T32je7gbbYI/AAAAAAAACfQ/A5pA9BNfm_g/s640/P4040271.JPG
Y ahora, para finalizar, habremos de tener cuidado. “La mona” incluye un huevo cocido que, como marca la tradición, debe romperse golpeándolo contra la frente de alguien cercano a nosotros.
Así que,  MUCHA ATENCIÓN, y a disfrutar con
 “la mona de Pascua”.
Revista NOVA DIMENSIÓ- Valencia - España