lunes

“Muchacha asomada a la ventana” “Figura en una finestra” Dalí. (Mujeres en la pintura, mujeres sensuales. 8-3)

Cuando la personalidad y la apariencia física logran despertar, de algún modo, el deseo sexual en otros individuos se dice que esa persona es sensual.
En pintura siempre se ha pretendido que la persona que admira un cuadro pueda percibir, con todos sus sentidos, esos elementos diferenciadores y personales de cada mujer, u hombre, representados en el cuadro.
Una persona sensual se relaciona con su entorno de una manera muy especial, saborea y se deleita con lo que está viviendo y esto lo transmite a los que le rodean. Un paisaje, una comida, los olores, el arte, la música, en resumen todo lo que ve, día a día, lo admira con complacencia y esto lo transfiere en forma de sensualidad a su admirador. Muchas veces hemos oído de alguien que no es precisamente una persona bonita pero sí muy atractiva porque es muy sensual.
Veamos algunos ejemplos de lo que los pintores han considerado que debían presentar en sus cuadros para expresar la sensualidad.
https://historiadepinceles.files.wordpress.com/2012/04/dali5.jpg
Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía. Madrid.
“Muchacha asomada a la ventana” 
“Figura en una finestra” (Salvador Dalí, 1925)
El cuadro representa a Ana María, hermana del pintor, a la edad de diecisiete años. La composición, realizada en la casa de vacaciones que poseía la familia en Caduques, a la orilla del mar, nos introduce en la contemplación del paisaje que Ana María, situada de espaldas observa asomada a la ventana.
Dalí realizó este cuadro a la edad de veinte años, en plena etapa formativa y cuando el pintor todavía no refleja en su pintura influencias surrealistas apreciables.
Leemos en un artículo que: “Rafael Santos Torroella ha asegurado que este lienzo es «un prodigio en su maestría al combinar los espacios ocupados y los espacios vacíos, haciéndolos equivalentes en sus valores compositivos hasta el punto de que habiendo eliminado hábilmente uno de los batientes de la ventana (el izquierdo), el espectador ni llega a advertir la anomalía que ello supone, y eso pese a que en ello reside precisamente, buena parte de la enigmática belleza que emana de un lienzo de tan límpida serenidad como este»”.

 Agencia Nuevas Dimensiones para la Revista NOVA DIMENSIÒ