martes

5.- ERICE, el antiguo santuario helenístico de SICILIA

SICILIA, a modo de recordatorio de un viaje por la isla. 5
 Ahora sí, dejamos Palermo y nos dirigimos a iniciar un recorrido por la Isla de Sicilia; empezamos por acercarnos a Erice.
E R I C E
Situada en lo alto de una colina que domina toda la zona, esta antiquísima ciudad fortificada fue sede de uno de los santuarios paganos dedicados a la diosa de la fecundidad, Afrodita, o Venus (de ahí el nombre, ”castillo de Venere”). Este santuario era uno de los más importantes del mundo y miles de peregrinos acudían a él cada año durante el periodo helenístico de la isla.
C:\Users\Gonzalo\Desktop\Documentos\Fotografías\Sicilia\102_PANA\P1020484.JPG
Después de pasar por diversos dominios, durante la I Guerra Púnica, en el año 260 a.C., fue destruida por los cartagineses y la población fue deportada  a Drepano, actual Trapani, la ciudad siciliana más cercana a las islas Egadi.
Desde Erice se divisan: la ciudad de Trapani, los molinos del siglo XVI, todavía en funcionamiento, y las grandes extensiones de “salinas”, industria importante de la zona, de hecho, la ruta entre las ciudades de Trapani y Marsala se denomina “la ruta de la sal”.
C:\Users\Gonzalo\Desktop\Documentos\Fotografías\Sicilia\102_PANA\P1020485.JPG
Resulta muy agradable pasear por las callejuelas empedradas dentro de un urbanismo un tanto desordenado, que allí lo denominan de estilo normando, pero también se puede contemplar la influencia árabe en los jardines interiores de sus casas.
La Piazza Umberto es uno de los rincones más encantadores de la isla, y en ella se encuentra el precioso edificio del ayuntamiento.
Una de las particularidades de Erice son las múltiples pastelerías que jalonan el pueblo, y donde se ofrecen dulces de almendra y mazapán que son auténticos manjares. Nos acercamos a “la pastelería María Grammatico” donde se pudimos disfrutar de unos “cannoli” o de un trozo de tarta de Nutella realmente exquisitos.
C:\Users\Gonzalo\Desktop\Documentos\Fotografías\Sicilia\102_PANA\P1020490.JPG
Entre los monumentos de Erice destaca la Iglesia de la Asunción (Iglesia Matrice o de la Assunta), construida en 1315 por orden de Federico de Aragón que se había asentado en la ciudad después de la guerra del Vespro, guerra provocada por la insurrección de los sicilianos contra los franceses.
Destaca su imponente campanario, que en principio era una torre de vigilancia, y en el que destacan una serie de ventanas bíforas (ventanas con dos hojas) en la parte media y superior del edificio.
C:\Users\Gonzalo\Desktop\Documentos\Fotografías\Sicilia\102_PANA\P1020493.JPG
La fachada del tempo es de estilo gótico y su interior fue transformado en 1865; de las formas originales del siglo XV solamente se conserva la planta de tres naves.
La mayoría de las construcciones actuales de Erice se construyeron a partir de 1167 por los normandos, que destruyeron las edificaciones de épocas anteriores.
    C:\Users\Gonzalo\Desktop\Documentos\Fotografías\Sicilia\102_PANA\P1020494.JPG

Y mientras, nuestra guía Constanza seguía contándonos la historia de Sicilia: “conocemos que los cartagineses habían colonizado la mitad occidental, y que en el año 750 a de J.C. comenzó la ocupación griega en constante pugna con los cartagineses. Los asentamientos griegos se produjeron en el sur de la península italiana buscando tierras aptas para absorber el exceso de población que se había producido en Atenas y en Asia Menor. La colonización comenzó por la costa este. Los principales asentamientos fueron Naxos en 734 a.C., Siracusa en 733 a.C., Megara Hiblea en 728 a.C., y Gela en 690 a.C. Todos los pueblos griegos participaron en la colonización, aunque sobresalieron los calcidios en el noreste y los dorios en el sur de la isla. Sobre todo Gelón de Siracusa e Hierón de Gela consiguieron crear un amplio Estado. Al final se produjo un inevitable choque con los intereses de Cartago que ocupaba el extremo oeste de la isla. La victoria de Hímera (480 a.C.) significó la hegemonía momentánea de las ciudades griegas. Durante la guerra del Peloponeso el fracaso de la expedición ateniense a Sicilia (415 a 413 a.C.), patrocinada por Alcibíades, trajo como consecuencia la deserción de numerosos aliados que se sumaron al bando de la vencedora Esparta ……”
Segesta, la siguiente parada
C:\Users\Gonzalo\Desktop\Documentos\Fotografías\Sicilia\102_PANA\P1020495.JPG
Segesta, fundada en el siglo XII a.C., fue una ciudad poblada por los “Élimos”, un pueblo muy anterior a los griegos. A pesar de ser una antigua ciudad élima, se cree que sus pobladores se acabaron sumando a la moda helenística. La llegada de los griegos ejerció una gran transformación en Segesta, y en el año 580 a.C. se consideraba una de las ciudades más importantes de Sicilia
Conforme se va circulando por la campiña, de repente, muy de repente, en lo alto del monte Bárbaro, apareció ante nuestros ojos “El Partenón”. ¡Cómo!, el Partenón en Sicilia? No, fue una alucinación, delante de nuestros ojos se alzaban las ruinas de Segesta.
C:\Users\Gonzalo\Desktop\Documentos\Fotografías\Sicilia\20160617_123310.jpg
Ante nuestros ojos un magnífico templo dórico (levantado en el 430 a. C.). El edificio está rodeado de 36 columnas de piedra caliza de un color dorado y con unas dimensiones que lo hacen imponente, 61x26 metros.
En una primera impresión, parece que el templo está medio destruido por el paso del tiempo pero nos cuentan que nunca fue terminado de construir y por eso no tiene techo. Y para corroborarlo hacen que nos fijemos en que las columnas no tienen las estrías características. La construcción de este templo dórico en el siglo V a. C. también reafirma que los élimos se sumaron a la corriente griega de la isla.  
En una colina vecina nos señalan el enclave de un teatro griego construido en el siglo III a.C. está ubicado en el saliente de una roca y aprovecharon el desnivel del terreno y la ladera de la montaña para facilitar la colocación de las gradas. Podían contemplar el espectáculo unos 3.200 espectadores y pasa por ser uno de los mejores conservados de Sicilia.
.
.