martes

4.- La Toscana, un rincón de ensueño: AREZZO -1ª parte-

Repasando lo que se puede ver en La Toscana, vemos que resulta muy difícil decidir lo más interesante para visitar; por suerte la experiencia de Joanvi, ayudado por los conocimientos de Enric Catalá, nos lo han puesto fácil diseñando un circuito que, con el título de “Una Toscana de película”, nos ha permitido disfrutar de sus paisajes, sus pueblos medievales, su cultura, apoyándose, como excusa, en esos lugares que otros han utilizado como escenarios magníficos para dar realce a sus películas.
AREZZO -1ª parte-
http://cineparaiso.hol.es/BELLA15.jpg
Y llegamos a Arezzo, quizás una de las ciudades que más ilusión nos hacía conocer. No cabe duda que la película ganadora del Oscar a la mejor película extranjera en 1998, “La vida es bella”, rodada en esta ciudad, influía muchísimo en este deseo, aunque alguno comentaba que al ser nuestro querido exjugador del Valencia, C.F., Amadeo Carboni, natural de esta ciudad también tiraba un poquito.
Mapa de Toscana
Bromas aparte, Arezzo tiene una larga historia; en esta ciudad nacieron el poeta y humanista renacentista Francesco Petrarca; el  arquitecto, pintor y sobre todo célebre por las biografías de ilustres figuras italianas, Giorgio Vasari; el escritor satírico del renacimiento Pietro Aretino, además de Guido Aretinus (Guido de Arezzo), desarrolló nuevas técnicas musicales, incluido el tetragrama (pauta musical de cuatro líneas), precursor del pentagrama, y de la escala diatónica. También  nacieron muy cerca de Arezzo: Miguel Ángel (Michelangelo Buonarroti), Piero della Francesca o Masaccio.

Realmente toda una carta de presentación para la ciudad.

Arezzo y Cortona marcan el límite de la “Toscana Oriental” con “La Umbría”, el corazón verde de Italia.

C:\Users\Gonzalo\Desktop\Documentos\Fotografías\La Toscana\103_PANA\103_PANA\P1030240.JPG  C:\Users\Gonzalo\Desktop\Documentos\Fotografías\La Toscana\103_PANA\103_PANA\P1030206.JPG
 
Desde el parque de la parte alta de la ciudad, donde se encuentra la Fortaleza, podemos ir descendiendo, a la vez que podemos contemplar el Duomo en todo su esplendor, hasta la Piazza Grande (remodelada por Vasari), donde encontramos un conjunto de edificios escalonados aprovechando la pendiente de la colina, formado por un pórtico (el Loggiato), el Palazo della Fraternita dei Laici y el ábside de la iglesia de Pieve di Santa María, espacio único que, además de recordarnos numerosas escenas de la película “La vida es bella”,  nos invita a pasear con tranquilidad e impregnarnos del encanto de la ciudad.

Recordamos las palabras de Guido Orefice (Roberto Benigni): “¿Todavía no has comprendido que para hacerme feliz hace falta muy poco? Un buen helado de chocolate, quizá dos, un paseo juntos y que pase lo que tenga que pasar”.

Hay sitios donde no saben cómo se dice “vino” en castellano, ¡¡ellos se lo pierden!!.C:\Users\Gonzalo\Desktop\Documentos\Fotografías\La Toscana\Móvil\20161025_111802.jpg
C:\Users\Gonzalo\Desktop\Documentos\Fotografías\La Toscana\WhassApp\IMG-20161026-WA0001.jpg
Antes de entrar en la Iglesia de San Frencesco, nos paramos a tomar un café en otro de los lugares típicos de Arezzo, “el Caffè dei Costanti”, autodenominado, “il Bar della Vita è Bella”, donde pudimos degustar un “cappuccino” revisando algunos “pasquines” de la película y contemplar, por ejemplo, a este personaje de la fotografía que parece salido de “La muerte en Venecia”. De todos modos aportamos una curiosidad, tal como se puede apreciar en el cartel en este café parece que no saben cómo se dice “vino” en castellano, ¡¡ellos se lo pierden!!.
C:\Users\Gonzalo\Desktop\Documentos\Fotografías\La Toscana\103_PANA\103_PANA\P1030209.JPG  C:\Users\Gonzalo\Desktop\Documentos\Fotografías\La Toscana\103_PANA\103_PANA\P1030224.JPG
La Iglesia de San Francesco, dedicada, cómo bien dice su nombre, al padre de la orden franciscana es fiel al estilo franciscano, consta de una sola nave decorada de forma austera. Es de mediados del siglo XIII y en el XIV fue remodelada al estilo gótico franciscano.
Esta iglesia es  conocida por albergar, en la capilla Bacci, o coro, los frescos que pintó Piero della Francesca dedicados a la “Leyenda de la Santa Cruz” (1452-1464)
C:\Users\Gonzalo\Desktop\Documentos\Fotografías\La Toscana\103_PANA\103_PANA\P1030213.JPG   C:\Users\Gonzalo\Desktop\Documentos\Fotografías\La Toscana\103_PANA\103_PANA\P1030214.JPG
“La leyenda de la Vera Cruz” (conocida como Leggenda della Vera Croce”), es un ciclo de frescos del pintor Italiano Piero della Francesca.
Este ciclo de frescos está considerado una de las obras maestras de toda la pintura renacentista, tanto por la claridad de su composición como por su admirable luminosidad colorista, así como por su perspectiva, una de las más logradas de la época.
C:\Users\Gonzalo\Desktop\Documentos\Fotografías\La Toscana\103_PANA\103_PANA\P1030218.JPG   C:\Users\Gonzalo\Desktop\Documentos\Fotografías\La Toscana\103_PANA\103_PANA\P1030215.JPG
Los frescos cuentan la historia, tradicionalmente franciscana, de la Leggenda della Vera Croce”, la madera que se usó en la cruz de Cristo. Reproduce las fuentes medievales legendarias sobre cómo se pudo encontrar esta reliquia, historias que fueron recopiladas en La leyenda dorada por Santiago de la Vorágine, a mediados del siglo XIII.
http://www.eco-viajes.com/media/eco-viajes/images/2014/03/10/2016022317143351947.jpg   C:\Users\Gonzalo\Desktop\Documentos\Fotografías\La Toscana\103_PANA\103_PANA\P1030217.JPG
En la película ganadora del Oscar en 1996 “El paciente inglés, se ve a Hana Kip, (Juliette Binoche), iluminando estos frescos con una antorcha. La joven enfermera de la Cruz Roja durante la II Guerra Mundial, sobrevuele la capilla mayor de la iglesia para ver sus frescos a la luz de una antorcha. Mediante una tramoya aérea desciende como un mensajero de la luz, y parece evocar una escenificación tradicional del Domingo de Resurrección: "la bajada del ángel". Estamos en plena guerra, y en la escena parece que se quiere rememorar  “el triunfo de la luz sobre las tinieblas”. Como reconocen los críticos, “una de las escenas más bellas escenas del cine”.

                                                                                                               Continua