sábado

“Mujer peinándose” de Degas. Mujeres en la pintura, mujeres sensuales. 8-7


En pintura siempre se ha pretendido que la persona que admira un cuadro pueda percibir, con todos sus sentidos, esos elementos diferenciadores y personales de cada mujer, u hombre, representados en el cuadro.
Una persona sensual se relaciona con su entorno de una manera muy especial, saborea y se deleita con lo que está viviendo y esto lo transmite a los que le rodean. Un paisaje, una comida, los olores, el arte, la música, en resumen todo lo que ve, día a día, lo admira con complacencia y esto lo transfiere en forma de sensualidad a su admirador. Muchas veces hemos oído de alguien que no es precisamente una persona bonita pero sí muy atractiva porque es muy sensual.
Veamos algunos ejemplos de lo que los pintores han considerado que debían presentar en sus cuadros para expresar la sensualidad.
http://4.bp.blogspot.com/-XP6bA06d-Gw/TkboFdww1eI/AAAAAAAACNc/Lg48GVMeTWM/s640/degas_combing_hair.jpg
Museo del Hermitage, San Petersburgo, Rusia
“Mujer peinándose” (Edgar Degas, 1885)
Degas utilizo en sus cuadros  prácticamente todas las técnicas artísticas: oleos, dibujo, pastel y escultura.
También realizo conocidas series de pintura sobre temas muy concretos: bailarinas, carreras de caballos y sin duda una de las series más conocidas en la historia de la pintura, la serie de desnudos femeninos.
En nuestro caso hemos elegido un a pintura “mujer peinándose”  de la serie de bañistas donde representa a diferentes mujeres en  la intimidad de sus habitaciones, saliendo del baño. Al igual que en la serie de desnudos a sus mujeres las representa carentes de obscenidad, de una manera cercana y  con una sensualidad armoniosa,  como ajenas a la mirada del pintor (que actúa como un “voyeur”, sin dejar ver sus rostros pero mostrando su espalda y sus cabellos.
Agencia Nuevas Dimensiones para la Revista NOVA DIMENSIÓ - València- Espanya.

viernes

"Athenais” de Godward (Mujeres en la pintura, mujeres sensuales) 8-6

En pintura siempre se ha pretendido que la persona que admira un cuadro pueda percibir, con todos sus sentidos, esos elementos diferenciadores y personales de cada mujer, u hombre, representados en el cuadro.
Veamos algunos ejemplos de lo que los pintores han considerado que debían presentar en sus cuadros para expresar la sensualidad:
http://1.bp.blogspot.com/_olT_P2ZGi08/S6OseM9PfXI/AAAAAAAAAA4/qcvs8YqLRRo/s640/Godward_JW+-+Athenais.jpg
"Athenais” ( John William Godward, 1890-1908)

Juan Guillermo Godward fue un pintor Inglés que realizó su trabajo en la época del final del Neoclasicismo. Era un protegido de Sir Lawrence Alma-Tadema con el que compartió la tendencia hacia la representación de la arquitectura clásica,  y  en sus obras quiso rescatar aspectos perdidos de antiguas civilizaciones como Grecia y Roma. Los colores con los que trabajaba con más placer eras los de tonalidades vivaces, destacando en especial las mixturas de terracota, ocre y naranja.
La gran mayoría de las imágenes existentes de Godward cuentan con mujeres, por las que tenía una gran predilección, en vestido clásico, bien dotándolas de transparencias, semi-desnudas o incluso completamente desnudas.
Con la llegada de pintores como Picasso su estilo de la pintura bajó de favor, sintiéndose desplazado y minimizado, esto le provocó profundos sentimientos que lo consumían y que al final le llevaron al suicidio a la edad de 61 años.
Cuenta la leyenda que dejó escrito en su nota de suicidio: "El mundo no es lo bastante grande para mí y un Picasso".
Agencia NUEVAS DIMENSIONES para la Revista NOVA DIMENSIÒ- València- Espanya

jueves

Retrato de la sra Natasha Gelman” de Diego Rivera. Mujeres en la pintura, mujeres sensuales. 8-5


Cuando la personalidad y la apariencia física logran despertar, de algún modo, el deseo sexual en otros individuos se dice que esa persona es sensual.
En pintura siempre se ha pretendido que la persona que admira un cuadro pueda percibir, con todos sus sentidos, esos elementos diferenciadores y personales de cada mujer, u hombre, representados en el cuadro.
Una persona sensual se relaciona con su entorno de una manera muy especial, saborea y se deleita con lo que está viviendo y esto lo transmite a los que le rodean. Un paisaje, una comida, los olores, el arte, la música, en resumen todo lo que ve, día a día, lo admira con complacencia y esto lo transfiere en forma de sensualidad a su admirador. Muchas veces hemos oído de alguien que no es precisamente una persona bonita pero sí muy atractiva porque es muy sensual.
Veamos algunos ejemplos de lo que los pintores han considerado que debían presentar en sus cuadros para expresar la sensualidad.
http://3.bp.blogspot.com/-JiTLSMIFfIE/USu8z99zWVI/AAAAAAAAAuc/ItEBeusvmYI/s1600/That2.png
Colección J. y N. Gelman
“Retrato de la señora Natasha Gelman” 
(Diego Rivera, 1943)
Cuando los judíos europeos vieron peligrar su existencia con la llegada de Hitler, Natasha Zakólkova, nacida en 191 en la República Checa, emigró a México en los años cuarenta.
En México conoció al ruso Jacques Gelman, un productor cinematográfico asociado a una empresa de París y con el que se casó en 1941.
Amantes del arte, empezaron los cimientos de la que más tarde sería "Colección privada de Arte Mexicano Moderno y Contemporáneo de Jacques y Natasha Gelman", considerada como una de las colecciones privadas más importantes del mundo.
Gelman realiza el encargo a Diego Rivera, ya consagrado, de pintar a su mujer en la residencia que el matrimonio habitaba en Cuernavaca. A pesar de su reconocido anticapitalismo Rivera no desdeñó el dinero y acepto realizar este magnífico cuadro.
Para la composición del cuadro colocó a la Natasha en un sofá azul, ataviada por un elegante traje blanco, la adornó con espectaculares joyas y la rodeó de flores semejando que ella misma era una de las majestuosas calas que adornaban la estancia.
Cuentan que el matrimonio quedó prendado del cuadro que rápidamente se convirtió en uno de los primeros y en el más emblemático de la colección.
Agencia Nuevas Dimensiones para la Revista NOVA DIMENSIÒ- València- ESPANYA

miércoles

“So Sorry“ “Lo siento mucho” de SungJin (Mujeres en la pintura, mujeres sensuales. 8-4)

Cuando la personalidad y la apariencia física logran despertar, de algún modo, el deseo sexual en otros individuos se dice que esa persona es sensual.
En pintura siempre se ha pretendido que la persona que admira un cuadro pueda percibir, con todos sus sentidos, esos elementos diferenciadores y personales de cada mujer, u hombre, representados en el cuadro.
Una persona sensual se relaciona con su entorno de una manera muy especial, saborea y se deleita con lo que está viviendo y esto lo transmite a los que le rodean. Un paisaje, una comida, los olores, el arte, la música, en resumen todo lo que ve, día a día, lo admira con complacencia y esto lo transfiere en forma de sensualidad a su admirador. Muchas veces hemos oído de alguien que no es precisamente una persona bonita pero sí muy atractiva porque es muy sensual.
Veamos algunos ejemplos de lo que los pintores han considerado que debían presentar en sus cuadros para expresar la sensualidad.
http://farm6.static.flickr.com/5248/5208655289_c7ba58dd7a.jpg
“So Sorry“ “Lo siento mucho” (Kim SungJin, 2007)
Pasión y sensualidad, Kim Sung Jim pintor hiperrealista.
Son muchos los artistas que sacan obras a la luz cada minuto del día, y entre todas las que podemos admirar siempre hay algunas que nos impactan. Debe ser muy cierto que esto nos ocurre a los que no somos expertos ni contemplamos una obra con la necesidad inexcusable de analizarla, sino por el puro placer de la contemplación.
Esta obra del pintor coreano, nos ha llevado indagar en su producción, y hemos podido comprobar que sus hiper-realistas pinturas representan, casi de manera general, enormes bocas en diferentes contextos, que le ofrecen al espectador la capacidad de captar lo más íntimo de este sugerente órgano sensorial, los colores rojos y brillantes que aplica acentúan su efecto sensual.
Agencia NUEVAS DIMENSIONES  para la Revista NOVA DIMENSIÒ- València- Espanya

lunes

“Muchacha asomada a la ventana” “Figura en una finestra” Dalí. (Mujeres en la pintura, mujeres sensuales. 8-3)

Cuando la personalidad y la apariencia física logran despertar, de algún modo, el deseo sexual en otros individuos se dice que esa persona es sensual.
En pintura siempre se ha pretendido que la persona que admira un cuadro pueda percibir, con todos sus sentidos, esos elementos diferenciadores y personales de cada mujer, u hombre, representados en el cuadro.
Una persona sensual se relaciona con su entorno de una manera muy especial, saborea y se deleita con lo que está viviendo y esto lo transmite a los que le rodean. Un paisaje, una comida, los olores, el arte, la música, en resumen todo lo que ve, día a día, lo admira con complacencia y esto lo transfiere en forma de sensualidad a su admirador. Muchas veces hemos oído de alguien que no es precisamente una persona bonita pero sí muy atractiva porque es muy sensual.
Veamos algunos ejemplos de lo que los pintores han considerado que debían presentar en sus cuadros para expresar la sensualidad.
https://historiadepinceles.files.wordpress.com/2012/04/dali5.jpg
Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía. Madrid.
“Muchacha asomada a la ventana” 
“Figura en una finestra” (Salvador Dalí, 1925)
El cuadro representa a Ana María, hermana del pintor, a la edad de diecisiete años. La composición, realizada en la casa de vacaciones que poseía la familia en Caduques, a la orilla del mar, nos introduce en la contemplación del paisaje que Ana María, situada de espaldas observa asomada a la ventana.
Dalí realizó este cuadro a la edad de veinte años, en plena etapa formativa y cuando el pintor todavía no refleja en su pintura influencias surrealistas apreciables.
Leemos en un artículo que: “Rafael Santos Torroella ha asegurado que este lienzo es «un prodigio en su maestría al combinar los espacios ocupados y los espacios vacíos, haciéndolos equivalentes en sus valores compositivos hasta el punto de que habiendo eliminado hábilmente uno de los batientes de la ventana (el izquierdo), el espectador ni llega a advertir la anomalía que ello supone, y eso pese a que en ello reside precisamente, buena parte de la enigmática belleza que emana de un lienzo de tan límpida serenidad como este»”.

 Agencia Nuevas Dimensiones para la Revista NOVA DIMENSIÒ

domingo

“The Nymph of the Dargle” “Crenaia” de Leighton (Mujeres en la pintura, mujeres sensuales. 8-2)

Cuando la personalidad y la apariencia física logran despertar, de algún modo, el deseo sexual en otros individuos se dice que esa persona es sensual.
En pintura siempre se ha pretendido que la persona que admira un cuadro pueda percibir, con todos sus sentidos, esos elementos diferenciadores y personales de cada mujer, u hombre, representados en el cuadro.
Una persona sensual se relaciona con su entorno de una manera muy especial, saborea y se deleita con lo que está viviendo y esto lo transmite a los que le rodean. Un paisaje, una comida, los olores, el arte, la música, en resumen todo lo que ve, día a día, lo admira con complacencia y esto lo transfiere en forma de sensualidad a su admirador. Muchas veces hemos oído de alguien que no es precisamente una persona bonita pero sí muy atractiva porque es muy sensual.
Veamos algunos ejemplos de lo que los pintores han considerado que debían presentar en sus cuadros para expresar la sensualidad.

http://3.bp.blogspot.com/-zZYLl0JH09I/VKhE9zUUdCI/AAAAAAAAA-8/c8d0RRP6NAw/s1600/Crenaia%2B-%2BFrederic_-Lord-Lei_3109339c.jpg
“The Nymph of the Dargle” “Crenaia” 
 (Frederic Leighton, 1880)
Leighton representó a Crenaia de pie, casi desnuda, con sus brazos doblados sobre el pecho, en actitud casi mística y con las aguas de la cascada del Dargle a sus espaldas.
Para esta obra, una exaltación de la belleza femenina pintada en 1880, Leighton utilizó a una modelo llamada Dorothy Dene, una modelo a la que había conocido  unos meses antes y que se había convertido en su modelo favorita”. (elpresley)

La obra fue un encargo de Marvyn Wingfield, Vizconde de Powerscourt, un amigo irlandés del pintor, para engalanar la casa-palacio de Powerscourt en el valle de Enniskerry, atravesado por el rio Dargle. Cautivado por el paisaje, Leighton imaginó, en una recreación bucólica, a una bella ninfa habitando los idílicos parajes del bello valle del condado de Wicklow

Por lo que hemos podido averiguar, "The Nymph of the Dargle (Crenaia)", junto con otras obras de Leighton, perteneció al Vizconde de Powerscourt. Parece ser que en la actualidad está en poder de un empresario de origen español que es poseedor de una de las mejores colecciones privadas de origen victoriano del mundo.
Agencia Nuevas Dimensiones par la Revista NOVA DIMENSIÒ