sábado

5.- CORTONA (La Toscana, un rincón de ensueño )

 Resultado de imagen de lugares de rodaje de bajo el sol de la toscana
El pueblo de Cortona ha sido el origen de la película "Bajo el Sol de la Toscana; no en vano es el pueblo donde reside también la autora del libro, Frances Mayes, la escritora americana nacida en 1940 que en 1989 encontró una villa abandonada en las afueras de Cortona y se sintió subyugada. Adquirió la propiedad “Bramasole” de 250 años de antigüedad que necesitaba ser reparada y … se inició la historia.
La película también se desarrolla en Florencia, Montepulciano, o Sansepolcro, pero Cortona y sus alrededores sirvieron de musa inspiradora.
C:\Users\Gonzalo\Desktop\Documentos\Fotografías\La Toscana\103_PANA\103_PANA\P1030259.JPG
Resultado de imagen de cortona italia localizacionCortona es, sobretodo, un lugar para pasear. Fue fundada por los etruscos y se encuentra en lo alto de una colina desde donde se goza de unas excelentes vistas al Lago Trasimeno (lugar famoso por haber sido escenario de la victoria de Aníbal en “la batalla de Trasimeno frente al cónsul romano, Cayo Flaminio Nepote en el 217 a. C.),
y a la Val di Chiana (que según nos cuentan es una de las zonas más bellas de Toscana con una gran cantidad de paisajes fascinantes  que siempre ha estado habitado por el hombre, se han encontrado restos de una ininterrumpida sucesión de culturas que se remontan al Paleolítico y al Neolítico, pasando por las civilizaciones etrusca y romana, la Edad Media y el Renacimiento).
     
La ciudad se caracteriza por su arquitectura medieval, pero sigue existiendo su trasfondo etrusco, y, a pesar de las guerras, conserva parte de la antigua muralla.
En Cortona sus callecitas empinadas guardan un encanto muy especial. En el siglo XIII pasó por aquí Francisco de Asís y todavía se pueden encontrar sus huellas, uno de los atractivos turísticos es la ermita “La Celle” donde está la celda que, se dice, ocupó en aquel tiempo.
C:\Users\Gonzalo\Desktop\Documentos\Fotografías\La Toscana\103_PANA\103_PANA\P1030250.JPG         C:\Users\Gonzalo\Desktop\Documentos\Fotografías\La Toscana\103_PANA\103_PANA\P1030253.JPG
En el paseo por Cortona nos podemos encontrar multitud de espacios fascinantes, de esos que regularmente encontramos en las postales y regalamos como representación típica de una localidad. Cierto que esto ocurre en cualquier parte de La Toscana, pero, en lugar, la tranquilidad que se respira hace disfrutar, más si cabe, de estos admirables tesoros visuales dentro de un coqueto centro histórico.
Duomo o Catedral de Cortona, está dedicada a la Asunción de la Virgen María
C:\Users\Gonzalo\Desktop\Documentos\Fotografías\La Toscana\103_PANA\103_PANA\P1030261.JPG
Construida en el siglo XI sobre las ruinas de un templo pagano, después de varias reformas en su fachada todavía se pueden observar restos de la iglesia románica.
El interior lo forman tres naves que están cubiertas por bóvedas que datan del siglo XVII que posteriormente fueron decoradas por Giovanni Brunacci sobre 1820.
La Iglesia de San Francesco

Resultado de imagen de Chiesa di San Francesco cortona

Fue construida sobre unas antiguas termas romanas por Fra Elia en 1247, el mismo fraile que construyo la basílica de San Francisco en Assis. Está construida sobre unas antiguas termas romanas

El Palazzo Comunale

C:\Users\Gonzalo\Desktop\Documentos\Fotografías\La Toscana\103_PANA\103_PANA\P1030245.JPG

En el siglo XII, con la idea de crear un espacio dedicado a las nuevas instituciones comenzó la construcción del Palazzo Comunale, de origen románico, cuya primera piedra fue colocada sobre los restos de un foro romano, en el cruce de las antiguas vías romanas (Cardo y Decumanus), hoy sede del Ayuntamiento de Cortona.

Una esplendorosa escalinata recayente a la Plaza de la República favorece el realce del edificio, a la vez que a este bello lugar se asoman edificios y rincones encantadores.

C:\Users\Gonzalo\Desktop\Documentos\Fotografías\La Toscana\103_PANA\103_PANA\P1030242.JPG   C:\Users\Gonzalo\Desktop\Documentos\Fotografías\La Toscana\103_PANA\103_PANA\P1030246.JPG

Además del Museo dell’Accademia Etrusca (MAEC), ubicado en el Palazzo Casali que data del siglo XIII, y de la Chiesa di Santa Magherita, situada en el punto más alto de la ciudad, para los amantes de la pintura es de visita obligada el Museo Diocesano.

El Museo Diocesano está situado frente al Duomo, en la Plaza de la catedral, y ocupa el lugar de la antigua Iglesia del Gesú (con un bonito techo tallado de 1536) y sus dependencias albergan este coqueto museo con obras de gran interés. Fra Angélico, que pasó diez años en Cortona, dejó aquí dos de sus mejores obras: una preciosa Anunciación y una Virgen rodeada de santos que destaca por la ternura de la fisonomía de María. Se exponen también magníficas pinturas de la escuela de Siena (Duccio, Pietro Lorenzetti, Sassetta). El museo reúne además un magnífico conjunto de pinturas de Luca Signorelli.

C:\Users\Gonzalo\Desktop\Documentos\Fotografías\La Toscana\Móvil\20161025_165937.jpg

Inaugurado en 1945, en él se recogen obras de arte que provienen de las iglesias propiedad de la diócesis.
"Ecce ancilla Domini, fiat mihi secundum verbum tuum" ("He aquí la sierva del Señor, hágase en mí según tu palabra").
Varias son las obras que Fra Angélico pintó sobre el tema de la Anunciación, donde realiza una narración pictórica capaz de presentar tanto el misterio de la encarnación de Dios como de la humanidad de María dentro del proyecto de salvación divina.
La Anunciación de Fra Angélico de Cortona (c.1433), es una pintura al temple sobre madera y fue pintada para el retablo de la iglesia de San Doménico de Cortona.
En la tabla aparece pintado el diálogo entre el Ángel y María, está escrito en oro como si las palabras fluyeran de sus bocas, tal como hoy aparecen en las modernas “bocadillos” de los dibujos animados.
Pequeños cuadros pintados en colores translúcidos para la base (la predela, a modo de friso corrido, ofrece episodios con historias de alabanza a la Virgen.
C:\Users\Gonzalo\Desktop\Documentos\Fotografías\La Toscana\103_PANA\103_PANA\P1030269.JPG
La Anunciación en el Convento de San Marco (en el corredor norte), fue colocada deliberadamente en la planta superior, en la parte frontal de la escalera, como una Ventana, que daba a un jardín y zona de clausura y de esta manera, el artista hacía percibir la sagrada escena de la Anunciación a los monjes como una realidad.
La Anunciación de Fra Angélico en el Prado (c.1430) es la parte principal del Retablo del Prado. La pintura, fue encargada originalmente para la Iglesia de San Doménico en Fiesole, fue posteriormente vendida y llevada a España. Debajo de la Anunciación son cinco pequeñas escenas que ilustran la historia de la Virgen.
También se puede destacar la monumental pintura en forma de cruz de Pietro Lorenzetti (1319-1320) procedente de la Iglesia de San Marcos.
C:\Users\Gonzalo\Desktop\Documentos\Fotografías\La Toscana\Móvil\20161025_170245.jpg
 Y un avance hacia el Renacimiento...
El “Cristo crucificado”, con la utilización del  pan de oro sigue las pautas góticas italianas, pero ya se puede apreciar un avance hacia el Renacimiento con su interés hacia el estudio anatómico. En la pintura se representa a Cristo muerto en la cruz y en el extremo de los brazos se hace una representación de la Virgen y San Juan.
Otra buena idea es sentarse a tomar un aperitivo, o un café, en la terraza de la Osteria del Teatro, disfrutando de la vista a la plaza  dejándose llevar por la imaginación.
Revista NOVA DIMENSIÒ - Valencia- España