lunes

Los “Turistas” vuelven, como cada año, a la Albufera de Valencia

C:\Users\Gonzalo\AppData\Local\Temp\FullSizeRender.jpg
Ya superan la decena los años que los flamencos nos visitan por estas fechas, y es un verdadero espectáculo poder visitarlos a 10 minutos de Valencia en plena naturaleza. Y nuestro amigo Félix Cortés, como siempre, nos presenta a los visitantes con excelentes fotografías.
Según nos cuentan, la población mediterránea occidental de flamencos está en aumento en los últimos años, y han ido buscando nuevas áreas de invernadas.
C:\Users\Gonzalo\AppData\Local\Temp\IMG_7428.JPG
Los flamencos que vemos en La Albufera, llegan procedentes de distintas partes del Mediterráneo, son aves que pueden haber nacido en La Camargue francesa, en Doñana, en las salinas de Cerdeña, en el Delta del Ebro o pueden ser procedentes de Argelia.
Por el momento, lo que parece extraño es que utilicen La Albufera para anidamientos y establecerse aquí como zona reproductora, pero, quien sabe lo que nos va a deparar el futuro, y esto sí que sería una agradable sorpresa.
C:\Users\Gonzalo\AppData\Local\Temp\IMG_7378.JPG
Los flamencos siempre han llamado la atención por su extraordinario aspecto; piernas largas, colores bonitos, y a esto se une que cuando vienen lo hacen en colonias que con el paso de los años se van tornando más numerosas, parece que en su lenguaje se van transmitiendo donde pasar la invernada y La Albufera sigue estando entre los parajes elegidos
Después de largas jornadas de vuelo eligen aguas poco profundas, orillas de lagunas, charcas, y nunca se posan en los árboles, lo que favorece que podamos contemplarlas tranquilas y ofreciendo este espectáculo tan extraordinario a los amantes de visitar el humedal valenciano.
C:\Users\Gonzalo\AppData\Local\Temp\IMG_7407.JPG
Mientras van buscando comida, van caminando con elegancia e introducen el pico en el agua e incluso la cabeza para sorber los microorganismos que viven en las lagunas, reteniendo las materias nutritivas y, utilizando la lengua, que es muy sensible, separan y expulsan el agua y el lodo reteniendo únicamente los nutrientes.
Parece que cuidar la calidad de las aguas favorece que Los Flamencos sigan eligiendo este espacio natural para descansar y alimentarse en su viaje migratorio.
C:\Users\Gonzalo\AppData\Local\Temp\IMG_7427.JPG
Gracias Félix por llevar siempre la cámara contigo y hacernos partícipes cada año de tu afición.
 Agencia Nuevas Dimensiones para la Revista NOVA DIMENSIÒ - Valencia- España.